17/5/11

Recuento de dos años necesitando a Mario Benedetti: Parte de Novedades del 17 de mayo de un tal 2011

Parte de Novedades del 17 de mayo de un tal 2011:

El día es como cualquier otro para los otros
y cada vez más, los otros quieren dominar al mundo
y los otros siguen siendo minoría
pero las mayorías siguen siendo de los otros
y que le digo, Mario,
es que no entendemos
y nos apendejamos
y seguimos escuchando las noticias…
y creemos que el mundo tiene algo que decirnos…
pero para mí no es un día de esos “otros”
en realidad amanecí con esa melancolía
que usted me sigue provocando
y me pongo a susurrar su poesía al oído de algún sordo
y mudo, con la garganta llena de coraje
trato de recordar sus ojos
el color de su cabello
y el número de cabellos grises de su bigote…
y entre sus versos todavía calientes
recién salidos del fuego
se me siguen saliendo las lágrimas…
¿Por qué se mueren los poetas?
¿Por qué se nos están muriendo tantos?
¿Por qué también se nos están muriendo las poetas?
¿Por qué se nos fue hace dos años, Mario?
¿Por qué se sigue desvaneciendo entre los desmemoriados, entre los que celebran sus letras en blanco desde poderes usurpados?
Hoy, los amigos que le juraron fidelidad eterna a sus versos sencillos,  sensatos, exactos, precisos y calientes  se han enfriado y se codean con algún poeta de moda y a usted lo han dejado empolvar en el librero de los libros viejos…
Yo, a usted Mario, no lo voy a olvidar
no lo voy a intentar
porque sus letras no se borran
sus páginas no se van a volver amarillas
y sus libros no van a pasar nunca del estante de arriba al de abajo…
Mayo nos alcanzó de nuevo, Don Mario
y se le extraña más que nunca
porque el mundo sigue necesitando de sus gritos,
de sus letrazos letales, de su ironía, de su Beneddetez…
Mario, hoy el cielo se ha vuelto a encapotar
quizá llueva, quizá no…
Pero el mundo sigue girando sin saber para qué gira,
los niños no conocen su poesía
y a los maestros de esos niños no les interesa quién es Mario Benedetti
y yo sé que por eso el mundo se va a pudrir muy pronto…
Ya sé, que no le importa, que por eso nos dejó
que este mundo ya no le da más comezón en el hemisferio izquierdo,
pero sus poemas inescritos, sus borradores intintos a mí me siguen
despedazando la sístole y la diástole…
Hoy es mayo, es diescisiete de mayo
el año procura ser un dosmil once indiferente
pero a mí, tonto, ingenuo, discípulo, seguidor, Santomésino, Padrenuestrolatinoamericanizado…
se me han salido las lágrimas
y me he juntado con Avellaneda a llorarle en la fuente de un parque solitario…
Avellaneda, por cierto, luce tan bien, tan morena, tan muerta, tan usted…
pero el parque luce triste, el triste luce parque y la fuente esta seca…
Quiero acordarme de su voz…
quiero memorizar las arrugas de sus mejillas
quiero dibujar su figura templada y segura

quiero recordarlo, quiero recordarlo, quiero recordarlo, quiero recordarlo, quiero recordarlo…
Parte de novedades:
Hace dos años murió un hombre de nombre Mario, de apellido Benedetti y de profesión poeta…
A este mundo, de profesión profeta del pasado, debería importarle.
A este escritor, de profesión anacoreta, le es imprescindible
gritarlo.
Andrés Castuera-Micher
17 de Mayo 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario