28/4/09

UNA NOTICIA TERRBILE QUE NO SALIÓ EN LOS PERIÓDICOS

Yo sé que su atención esta totalmente en los bichos, epidemias, en conseguir cubrebocas o uniformes de zombie por las calles, o en otros casos, como el mío, en desentrañar lo que hay detrás de todo esto... de esta cortina de humo... Y muchos me han pedido que escriba algo o me pronuncie al respecto, y no lo he hecho, porque la investigación exhaustiva durante estos días , me lleva a caminos en los que decir cualquier cosa me hará parecer insensible, intransigente o que de nuevo culpo al imperialismo yankee de todo esto...
Sin embargo, la noche de ayer, entre las noticias SATURADAS más de pánico que de INFLUENZA, leí una, que desafortunadamente es real, que quizá a nadie le importe, pero a mi sí...

Perdón que los distraiga con, nostalgias de este seudo poeta mexicano que está congelado hasta la médula por algo que nada tiene que ver son su edpidemia, sus niveles de la OMS decretados desde Nueva York...

Lamento distraerlos con esto:

el maestro uruguayo Mario Benedetti, ha sido hospitalizado de urgencia en Montevideo... los datos en las diferentes fuentes son escasos, no se han atrevido a hacer declaraciones de su esado de salud...

A quienes les importe que un genio de la poesía, alguién que le dió identidad a América Latina a través de su poesía...
a ellos les pido un minuto de su energía, de su fuerza, a los creyentes pues igual y de sus oraciones, aunque en estos tiempos ese medio ha resultado ineficiente...

Toda la energía para que el poeta pueda luchar, si asi lo quiere, contra este nuevo padecimiento...

MARIO, no se te ocurra dejarnos, que a este mundo no le sobran genios...

Gracias por su atención, pero hay noticias que no salen en los períódicos

A MARIO BENEDETTI

Maestro,
doy fe,
doy fe de que el sur también existe
lo he olido, lo he sufrido, lo he mamado, lo he comido, lo he amado, lo he visto.
Mario, con tristeza le informo, que su sur, y mi sur, el sur del centro, siguen con las cabezas agachadas. Pero señor poeta, también quiero decirle muerto de contento, que el mundo ha cambiado, el sur no es el mismo, y no es el mismo
porque le ha escrito usted, y porque usted le ha escrito, el sur también existe.
Le informo con la informalidad de la poesía,
que el sur sigue también-existiendo...
pero del norte Maestro,
del norte ya no estoy seguro,
tengo serías dudas de que exista algo
arriba del río grande...
hay un muro tan grande, tan frío y tan alto,
que seguramente, del otro lado, no hay nada....
Hay quienes en sus pesadillas,
han soñado con unos monstruos de cuatro cabezas
y sin un solo cerebro llamados Yanquis...
irreales Maestro, no se preocupe...
tan irreales me parecen esos monstruos,
que dicen los que dicen saber
que construyen torres enormes
y para demostrar su soberbia
luego las tiran con sus aviones grandotototes
y luego las quieren construir de nuevo.
¡Que monstruos tan pendejos sueña la gente!
...pero ya sabe usted, cuando hay tanta oscuridad tras del muro,
pues cualquier cosa se puede inventar,
y es lógico,
algún cuento habríamos de crear
para que se duerman los niños mexicanos,
por que el “coco” maestro, ya no le da miedo a nadie...
Imagine don Mario, dicen que esas criaturas
son tan malvadas que tienen una bomba para destruir al mundo...
cómo si existiera tal cosa, cómo si el mundo les perteneciera.
Mario, amigo, maestro.
América me consta, comienza en la Patagonia, y termina en el Río Bravo... en la pared esa que le cuento.
El sur existe, del norte, pues no estoy muy seguro,
¿y que mas nos da?
si el sur es tal, que lo tiene a usted y los andes y a mi México y a Cuba y a su Uruguay, a nuestra Argentina.
¿Quién necesita de un norte habiendo un sur tan sur?

8/4/09

Desparacetamol

Que le quede claro compañera de ausencia,
que le quede claro lo que duele
y que le quede claro,
porque duele mucho
porque duele más de lo que suelen doler las despedidas
y porqué esta despedida
es más de lo que solía ser
lo que solíamos pensar
que haríamos juntos.

Termine de romperme bien roto el corazón
y luego quiero que me diga que se siente
y como le hago para no hacerlo yo algún día,
no vaya yo a romperle el corazón a alguien
en pedazos tan pequeños y tan inservibles…

Porque duele a su modo,
en su lugar específico,
Duele a su manera, a su estilo
en su espacio vacío.


Duele a la forma que suelen doler estas cosas que destruyen,
en sus besos ahora ficticios.
Duele en su historia, inconclusa,
y hay que decirlo: maravillosa.
En su manera de irse también duele.

Duele en su tiempo y espacio,
en su lugar de siempre ahora de nunca.

Duele a la derecha y más aún a la izquierda
y del otro lado, duele.

Duele en los sueños que hicimos,
en las pesadillas que dejó…

Duele usted, compañera de ausencia
a su más puro estilo de doler
y falta a su manera.


Compañera de ausencia
esta vez su ausencia duele más que otras veces
porque estuvo presente
y me dijo cosas que no sé como voy a olvidar
y me besó y me abrazó
y me dio la certeza de que existía.
Pero hoy su ausencia es inexplicable e involuntaria
se va porque se va
y porque acá no quiere quedarse…

Nunca estuve listo para que se fuera dos veces
y creo que no lo voy a soportar…

ya no tomaré el café con usted
y me niego a volver a tomarlo sin usted…
simple: no tomaré más café…

y usted no será mas mi compañera de ausencia…




No se despida, ya lo hice yo.
No diga nada, no lo dijo a tiempo.
No venga, ya no estoy, me fui (me lo pidió).
No me diga que no hubiera funcionado,
eso repítalo frente al espejo hasta que se lo crea.
Y por favor, olvide usted esta historia,
qué es solo un frustrado intento de ser felices.

No me busque porque no va a encontrarme
porque no me pudo ver estando a cinco centímetros de sus ojos.

Adiós.
Adiós.
Adiós.
y aunque me muera por decir hasta mañana,
hoy solo puedo decir adiós…

Versos frustrados

Me pasé todo el día pensando que decirle
y me acabó doliendo la boca y los pies y la cabeza.

Me caí. Me tropecé con lo que dejó en la sala.

Me enterré los recuerdos caminando por el parque.

Me pasé todo el día pensando que decirle
y le dije las cosas sin pensar,
pero le dije que me dijera…
y me dijo…
…y me pasé toda la noche
pensando en que decirle de lo que me dijo…

Me mojé. Y me dolió la espalda.
Me pasé toda la noche dando vueltas en la sala
tropezando una y otra vez
y me quite los zapatos
para hacer ruido con mis pies.

No quiero pasar toda la madrugada
buscando que escribirle, compañera de ausencia,
así que tome usted la pluma,
el papel y escríbase lo que quiera.
Pero a mi, ya no me este jodiendo…

A quien corresponde

Necesito respirar
y que el aire no tenga su aroma.
Quiero probar un helado que no tenga sabor a un beso suyo.
Es preciso cerrar los ojos y no verla, dormir y no soñarla.
Compañera de ausencia, requiero de un segundo sin usted
para acordarme de cómo solía ser antes de usted.
Solicito una audiencia con su ausencia
y unas palabras con su silencio.
Necesito dejar de necesitar cosas,
conceptos y todo lo que rima con su nombre.

Necesito que se vaya y que regrese
y que no vuelvas a irse…

Necesito compartir su ausencia con
alguien así como usted,
de preferencia usted…

Crucigrama

Compañera de ausencia,
voy a hacer un crucigrama con tus palabras
esas con las que me dijiste adiós,
a ver si así descifro lo que realmente esta pasando.

No puedo entender tu adiós:
la excusas se quedaron
en ese nudo en la garganta
que callaba lo contrario
a lo que decían tus labios.

¿Por qué carajo no te callaste toda la noche?
Al menos hasta que perdieras la noción del tiempo,
de ese tiempo que pides, que yo sé,
porque tengo que saberlo,
es un "siempre" suavizado con tus palabras
endulzadas con confusiones prefabricadas...


A tu estilo, compañera de ausencia,
te vas sin decir nada o al menos nada que tenga sentido
y aunque tú en general no tienes sentido,
esta vez hablabas de un adiós con peligrosa sensatez...
y así nomás no se puede decir "adiós" y "te amo"
a la misma persona, al mismo tiempo, en la misma banqueta…

Voy a tomar tus palabras,
las voy a escribir todas en la parte de atrás de las cartas
que me hiciste, son tres, pero van a servir,
luego las voy a recortar
y veré si el pedazo de carta al reverso
tiene algún sentido,
porque tu adiós, tus razones, tus lágrimas,
tus abrazos interrumpidos
y esos intentos de beso como los de ayer,
no lo tienen.

Voy a hacer un crucigrama con tu nombre,
con tus ojos, con tus manos con tus labios
y con ese misterio que siempre fuiste
y con ese adiós que siempre será un misterio
y lo voy a descifrar de a poquito,
letra por letra, para que no se me acabe el recuerdo de ti.

Voy a hacer un crucigrama con tu adiós
y a lo mejor entre palabras confusas, capciosas y cruzadas…

entre palabra cruzadas quizá entienda
que tu adiós lo único que quiso decir
fue "adiós".