29/10/15

Calaverita por Ayotzinapa


A petición del gobierno mexicano
se presentó la parca en Guerrero, 
con cuarenta y tres cruces de madera
que Peña Nieto urgentes le pidiera
pa´ levantarle toditito su mugrero.

Según el requerimiento, con logotipo oficial,
a un grupo de normalistas, de la escuela rural,
la flaca tenía que llevarse, sin dejar rastro ni huella,
pero al llegar a Iguala, la cosa le pareció rara a ella...

Los padres y madres de los desaparecidos
al ver a la catrina, la verdad contaron afligidos
le rogaron, no anduviera, buscando de sus hijos los huesos
que a ellos, todavía, querían hallarlos ilesos.

De Iguala, tras el engaño, la parca se fue directo a los Pinos,
y al preciso en tuno le dijo, levantando su guadaña enardecida:
"Escúchame bien lo que digo, condenado y mal nacido genocida,
 a los de Ayotzinapa no me llevo,  porque todavía están vivos.
Yo sólo me llevo a los muertos, no a los desaparecidos
mejor será que te pongas, por todos lados a buscarlos 
y si no quieres ser  tú,  al que me lleve enseguida,
más te vale encontrarlos y presentarlos con vida..

Desde esa noche la indignada muerte,
juro que en todas las marchas la veremos,
con su pancarta y gritando bien fuerte
"¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!"

®Andrés Castuera-Micher (2015).




24/9/15

Recuerdo y rincón.

Mi corazón comenzó a latir en reversa
y de pronto
ya estaba yo sentado
en la misma banca, del mismo parque
no es que me gusten estos rituales 
poco prácticos
de sumergirme en los caminos
que yo no llevan a ninguna parte

no es que me esté aficionando a volver a perder
las batallas perdidas...
mi pequeño motor terco
sufre un golpe de pasado
y late en sentido contrario a lo que acordamos...
ignóralo...
no me estoy acordando de ti
es mi corazón latiendo en reversa...
es este, mi tiempo
maestro del engaño y fanático de la nostalgia...
descuida
ignora este mensaje anacoreta
ya no tardan las letras de futuro
pero de pronto te entrometiste en un renglón añejo...
No es que me guste recordarte, 
pero de pronto, 
a mi corazón le da por latir en reversa...

® 2015, Andrés Castuera-Micher. (Inédito)

2/8/15

La Cofradía del Salmón



dedicado a mi querido y admirado amigo Gabino Palomares


Aquí estamos, sobrevivientes de un tiempo que nunca vivimos,
que nos contaron
que nos dibujaron en lo sueños.
Sobrevivientes de una guerra que no peleamos y que perdimos
peleando guerrillas urbanas en los teatros, los bares, las peñas, las calles...

Haciéndole el amor a la Patria con los pies marchando en el asfalto,
gritando consignas que tuvimos que aprender antes que las raíz cuadrada

desgarrándonos la voz aunque nos escuchen sólo dos sordos y cuatro necios
porque somos más necios que aquellos.

Aunque no tengamos una primera plana para gritar
seguimos, no obstante, gritando, cantando, escribiendo y llorando de forma absurda...

Llegamos sin que nadie nos esperará
nos quedamos en el sofá de la cochera
sin sábanas limpias, más bien percudidas de sangre y sudor...

Nos dicen soñadores, nos miran por la espalda
nos amenazan,
no nos quieren aquí
a veces tampoco nos quieren allá
y ahí estamos, incomodando en todos lados
incomodando la comodidad de los sofás con poder
y caminando hasta que se cansen los demás, nosotros no...

Con la garganta cerrada, los pies hinchados
las guitarras frustradas, las plumas en depresión constante y las manos empuñadas

Maldecimos presidentes
sentenciamos corruptos
somos herejes también,  cuando dios se involucra en escándalos
abrazamos camaradas,
nos cuidamos la espalda, el corazón, partimos el pan  y sembramos trigo.

con la mandíbula trabada pero así gritamos, cantamos nos hacemos fuertes
sin perder esa debilidad que nos puso hombro con otro con los otros, con las otras...

De aquí somos,
de la tierra de los necios
de los campos abandonados
de las calles oscuras, viejas y peligrosas,
de aquí somos...

Somos de cualquier plaza donde nos dejen trabajar
por un peso la canción, por cincuenta centavos el verso

Cambiando acordes y renglones por gritos encabronados...

Dicen que regalamos nuestro trabajo
que lo tiramos a la basura...

No saben que el dinero es para los que lo necesitan
nosotros lo usamos para la tinta, para la tercera cuerda
para el cartón de las pancartas...

Nosotros vivimos con cuarenta pesos, doce centavos
y cientos de oídos
decenas de puños que se cierran
y cada par de pies que toma las calles,
nos da para vivir una semana y media...

Nos han arrojado monedas,
y las levantamos para echarlas a la fuente de los deseos...

Aquí, estamos, de aquí somos...
no nos vamos...

La derecha nos ha condenado
la seudo izquierda nos negó cuando le fue necesario
y en el centro no sabemos estarnos quietos...

Seguimos nadando,
con la brújula nerviosa y excitada
a dónde nos lleve la siguiente canción
a donde el verso indecente nos indique en el mapa...

Somos salmones
nos gusta serlo
no nos queda de otra
y si alguna vez tuvimos otra alternativa,
la hemos olvidado...

Nadamos contra corriente,
pero somos muchos
y seremos más
porque nos cansamos pero no nos rajamos
porque no nos quieren aquí
y de aquí somos...

Hacemos revoluciones
reparamos sueños rotos
curamos desilusiones crónicas
y sublevamos a domicilio...

Somos la cofradía del salmón
de aquí somos,
de aquí no nos vamos
aunque nos lleven...



®2015, Andrés Castuera-Micher, "Rengloens del Cajón"


20/5/15

Seis años tres días sin Mario y Viceversa

Mario,
desde hace seis años, tres días
y un puñado de horas,
tus poemas no escritos
han comenzado a escupir versos furiosos,
tus renglones que se quedaron en blanco
porque te fuiste para no volver,
están diciendo cosas impropias,
indebidas, inéditas y sobre todo: Honestas.

Ojalá entendieras, Mario,
que no soy yo el que te extraña,
son todos y cada uno de los poemas que no escribiste,
todas y cada una de las letras que te llevaste al sepulcro
todas las comas que alevosamente enterraste contigo.


Un puñado de años,
suficiente,
para que te reclamen los silencios que sembraste,
para que tus poemas muertos contigo,
resuciten y se planten al tercer día en lo alto de una montaña
o de un edificio y digan algo como solías decirlo tú...

Mario,
la novela sobre el mundo que se está pudriendo,
sobre los explotadores de siempre que explotan como nunca,
tu historia sobre el oprimido llorando y maldiciendo bajo un techo de lámina,
esa, aunque no la escribiste, se ha firmado con la tinta de tu ausencia,
esa novela tuya y de todos, que has tenido que firmar desde el limbo
a falta de plumas que resuciten...

Mario,
el Padre Nuestro Latinoamericano que nos dejaste,
nos lo privatizaron, lo endosaron a los tiranos
y se ha llevado el pan, los centavos y la fe..

No queda mas que escribir desde allá, desde donde estás,
una Madre Nuestra Latinoamericana que nos levante a golpes de la cama
que nos tire de este sueño tantas veces prolongado
y nos llore y nos grite: "¡Hijas mías, hijos míos, basta ya de tanta mierda, vamos a derrocar a los culpables!"

Mario,
seis años, tres días y un puñado de hijas muertas
y un puñado de hermanos desaparecidos
y los poemas que no hiciste
nos ayudan a llorar con lo que queda de coraje...

Danos la rabia, poeta,
danos la letra que maldice
el punto final a los puntos suspensivos...

Ya son seis años tres días sin ti, Mario
y viceversa...

®2015, Andrés Castuera-Micher.

9/4/15

Monólogo para un escritor y dos sordos


El parque desnudo

Tengo tanto que cortarme de los sueños,
a los siquiatras que se cuelgan  de los árboles con mis pesadillas

a dos o tres poetas que recitan sus versos sobrenaturales
en reuniones que huelen a vino barato y letra muerta

debo podar el césped con memoria
de los parques de historias maltrechas y lamentables



para que las semillas que voy a dejar en la arena
no sufran lo que yo he sufrido.

Es preciso talar de raíz un puñado de ideales
y dejar una pancarta en blanco a los que rezan

quitar la sonrisa de quienes esperan que haga algo
y hacer nada más, pero nada más, lo que me dicte la furia

Hay que recortar el interior de los lugares que me han visto caminar
y pegar en cada muro las fotos falsas de los álbumes felices
manipular los recuerdos, que nadie sepa que estuve ahí...

Lo que pasa es que no estoy entendiendo nada
¿cuándo tuve que entender?

Hay que quitarle a mi historia
a las musas desnudas
las mujeres con vestidos azules
las compañeras de ausencia
las gitanas morenas, suculentas e insensibles
y por supuesto desaparecer a las meseras que derramaban su sonrisa en el café.

Tengo que arrancarle mucho a los instantes
hasta que parezcan mentiras
y lo que les quede de verdad
sea tan inverosímil, que acabe en la nota roja de los diarios.

Me voy a desintoxicar de los que se fueron
de las que se fueron
y de quienes se quedaron nada más por el miedo a irse

a tirar por la ventana las promesas
y romper hasta las que no se hicieron

Tengo tanto que cortarme de los sueños,
a las vecinas que no tienen vida propia
y a las vidas ajenas que no tienen vecinos

y de paso dejaré que los gritos
rompan el oído de los que me odian
y decirles que no me importa
que se pueden tragar sus tratados sobre mí
o ponerlos al píe de página de sus tesis intelectuales y sombrías...

A mis ideas las voy a desnudar
y exhibir en la plaza central
para que el sol les queme la piel
y entiendan porque me duelen tanto por las noches.

Voy a pedir un peso a cada persona que me quiere
para darles de comer buena carne y buen queso a los que me detestan.


© 2015, Andrés, Castuera-Micher, "Renglones 2"

IMAGEN:

© 2006, Kari Solar, Chile, "El Parque Desnudo"