20/5/15

Seis años tres días sin Mario y Viceversa

Mario,
desde hace seis años, tres días
y un puñado de horas,
tus poemas no escritos
han comenzado a escupir versos furiosos,
tus renglones que se quedaron en blanco
porque te fuiste para no volver,
están diciendo cosas impropias,
indebidas, inéditas y sobre todo: Honestas.

Ojalá entendieras, Mario,
que no soy yo el que te extraña,
son todos y cada uno de los poemas que no escribiste,
todas y cada una de las letras que te llevaste al sepulcro
todas las comas que alevosamente enterraste contigo.


Un puñado de años,
suficiente,
para que te reclamen los silencios que sembraste,
para que tus poemas muertos contigo,
resuciten y se planten al tercer día en lo alto de una montaña
o de un edificio y digan algo como solías decirlo tú...

Mario,
la novela sobre el mundo que se está pudriendo,
sobre los explotadores de siempre que explotan como nunca,
tu historia sobre el oprimido llorando y maldiciendo bajo un techo de lámina,
esa, aunque no la escribiste, se ha firmado con la tinta de tu ausencia,
esa novela tuya y de todos, que has tenido que firmar desde el limbo
a falta de plumas que resuciten...

Mario,
el Padre Nuestro Latinoamericano que nos dejaste,
nos lo privatizaron, lo endosaron a los tiranos
y se ha llevado el pan, los centavos y la fe..

No queda mas que escribir desde allá, desde donde estás,
una Madre Nuestra Latinoamericana que nos levante a golpes de la cama
que nos tire de este sueño tantas veces prolongado
y nos llore y nos grite: "¡Hijas mías, hijos míos, basta ya de tanta mierda, vamos a derrocar a los culpables!"

Mario,
seis años, tres días y un puñado de hijas muertas
y un puñado de hermanos desaparecidos
y los poemas que no hiciste
nos ayudan a llorar con lo que queda de coraje...

Danos la rabia, poeta,
danos la letra que maldice
el punto final a los puntos suspensivos...

Ya son seis años tres días sin ti, Mario
y viceversa...

®2015, Andrés Castuera-Micher.

No hay comentarios:

Publicar un comentario