10/2/09

Constancia

Compañera de ausencia,
gracias por curarme de mi ridícula obsesión por el amor…
Lo mejor que me ha pasado fue enamorarme de usted,
volver a sentir lo que se siente estar pensando en alguien,
escribirle a alguien.
ver a alguien que te estremece,
que te mueve todo por dentro...
desde la secundaria que no lo sentía, creo que se me estaba olvidando...
y bueno, estaba obsesionado con que eso no existía... y bueno mira... me has curado de esa obsesión ridícula...

puede parecer lo peor enamorarte de alguien que no te corresponde...
pero si ese alguien te hace sentir así...
pues no le veo lo peor...
además así es el amor...
así de desalmado...
así de crudo...
pero así de intenso...
No siempre los dos que deberían enamorarse como idiotas, lo hacen el uno del otro
… porque caminamos juntos, con una meta en común, pero no de la mano, no atados del corazón...
porque tu corazón tiene candado y la llave que traes en la mano abre el mío y no el tuyo...
Acá estoy yo, escribiendo como en el patio de la secundaria,
escribiéndole a la de la sonrisa bonita
que sólo me ve como el chavito que escribe bonito en su cuaderno…
Pero de eso se vive, de enamorarse, no de que se enamoren de uno…
Gracias por curarme de mi ridícula obsesión por el amor, gracias por existir.

3 comentarios:

  1. Auuuu!!

    Poeta, me matas, me matas!!

    ResponderEliminar
  2. Qué viva el amor hermano, qué viva.

    ResponderEliminar
  3. ¡Es hermoso Andrés!
    Siempre es mejor amar es una experiencia viva para el que ama

    ResponderEliminar