8/4/09

Desparacetamol

Que le quede claro compañera de ausencia,
que le quede claro lo que duele
y que le quede claro,
porque duele mucho
porque duele más de lo que suelen doler las despedidas
y porqué esta despedida
es más de lo que solía ser
lo que solíamos pensar
que haríamos juntos.

Termine de romperme bien roto el corazón
y luego quiero que me diga que se siente
y como le hago para no hacerlo yo algún día,
no vaya yo a romperle el corazón a alguien
en pedazos tan pequeños y tan inservibles…

Porque duele a su modo,
en su lugar específico,
Duele a su manera, a su estilo
en su espacio vacío.


Duele a la forma que suelen doler estas cosas que destruyen,
en sus besos ahora ficticios.
Duele en su historia, inconclusa,
y hay que decirlo: maravillosa.
En su manera de irse también duele.

Duele en su tiempo y espacio,
en su lugar de siempre ahora de nunca.

Duele a la derecha y más aún a la izquierda
y del otro lado, duele.

Duele en los sueños que hicimos,
en las pesadillas que dejó…

Duele usted, compañera de ausencia
a su más puro estilo de doler
y falta a su manera.


Compañera de ausencia
esta vez su ausencia duele más que otras veces
porque estuvo presente
y me dijo cosas que no sé como voy a olvidar
y me besó y me abrazó
y me dio la certeza de que existía.
Pero hoy su ausencia es inexplicable e involuntaria
se va porque se va
y porque acá no quiere quedarse…

Nunca estuve listo para que se fuera dos veces
y creo que no lo voy a soportar…

ya no tomaré el café con usted
y me niego a volver a tomarlo sin usted…
simple: no tomaré más café…

y usted no será mas mi compañera de ausencia…




No se despida, ya lo hice yo.
No diga nada, no lo dijo a tiempo.
No venga, ya no estoy, me fui (me lo pidió).
No me diga que no hubiera funcionado,
eso repítalo frente al espejo hasta que se lo crea.
Y por favor, olvide usted esta historia,
qué es solo un frustrado intento de ser felices.

No me busque porque no va a encontrarme
porque no me pudo ver estando a cinco centímetros de sus ojos.

Adiós.
Adiós.
Adiós.
y aunque me muera por decir hasta mañana,
hoy solo puedo decir adiós…

1 comentario:

  1. Mi queridísimo Primo!
    Como siembre que buen juego de palabras, de situaciones y de momentos. Creo que no lo digo tan seguido como quisiera, pero debería, escribes muy pero muy chingon cabron!
    De verdad que llegas a los huesos aun a los que no estamos en esos zapatos pero que nos lo podemos imaginar!

    ResponderEliminar