7/2/11

30 de Marzo no debiera olvidarse (marzo, 2006)


30 de Marzo no debiera olvidarse
Lo triste de este escrito es que lo realicé el 30 de marzo 
de 2006 y lo comparto de nuevo, hoy  Febrero 7 de 2011
y las  cosas no solo no han cambiado, sino que van cada vez peor.

En paz descanse la libertad de expresión,
¿De que sirvieron los puños, la sangre derramada,
los muertos en la hoguera, los inocentes en prisión?

Les pregunto a ustedes señores senadores,
ustedes seguro saben mas de esto que yo,
porque ustedes firman y nos ponen en la madre,
ustedes los "sabios", los "elegidos", los recaudadores de votos...

¿De que sirvió luchar por decir lo que pensábamos?
¿Para que se acabaron sus gargantas las mujeres y hombres de ayer?

¿Era tan importante luchar por algo que ustedes,
señores del poder legislativo, con un bolígrafo de lujo
han firmado sin pensar en ellos, los que murieron porque
nosotros pudiéramos decir lo que pensamos?

Hoy escribo esto, porque no se si mañana pueda escribirlo todavía...


...hoy he visto llorar a muchos,
he visto gritar a unos cuantos,
y he visto callar a muchos otros...


Y me duele su ley, 
me duele el llanto de mis compañeros de lucha
que hoy tendrán que dejar a un lado el micrófono
y volverán a decir lo que piensan, como antes, en la sombra, proscritos...

¿Así es esto señores senadores? ¿Así es esto?


¿Con un aplauso masivo, con ochenta y un votos? 
¿Así se termina la lucha de tantos hombres y mujeres?


Así se muere la libertad, con ochenta y un votos que saben a beso de judas.
Así han vendido nuestras ideas.
Señores senadores, yo solo quiero que me expliquen 
porque soy un imbécil y no entiendo nada,
porque he luchado con otros y conmigo
para no vender mis ideas, para decir las cosas como son,
para escribir con sangre 
y hoy señores del senado,
creo que todo ha sido en vano...


¿Por qué no me alegro? 
¿Por qué no puedo alegrarme?
Si el chavo del ocho tendrá mas canales para ser transmitido en mas horarios,
si tendremos telenovelas hasta para nuestros hijos,
y noticias felices de que no hay mas pobreza,
 de que somos del primer mundo,
de que el FOBAPROA nos salvó la vida
de que el peso vale algo,
de que la patria no se vende... 


Ya no habrá canales aburridos de películas
que solo las ve el minúsculo porcentaje de gente que aún no ha vendido su cerebro...


¿Por qué no me alegro? 
Si la radio no tendrá que preocuparse más por la verdad,
ya no habrá que buscarla siquiera... 
Si los micrófonos ahora serán seguros...
si en este, mi país roto, no habrá mas fracturas...

¿Por qué no estoy tan feliz como el noticiero de las nueve en el dos?

Pues no, señores representantes de aquellos que votaron por ustedes,
no me alegro, no me alegro, no me alegro
y no voy a alegrarme
porque mientras ustedes le han puesto precio a lo que no lo tiene
los  ministros extranjeros  vienen a enseñarnos cómo 
seguir haciendo guerras al portador..


Ustedes celebran el ascenso a la tribuna de la nación del cuarto poder...
Los proscritos aprendemos a no callarnos y a gritar con el silencio de ser preciso....

Señores senadores, lamento decirles
que ahora en las urnas habrá que elegir
no solo senadores o diputados:
también conductores de noticieros,
actores de telenovela,
locutores diurnos y vespertinos,
empresarios... 
¡Azcárraga para presidente!...


A ustedes, ya no tiene caso votarlos,
ustedes no han sabido detener al cuarto poder,
jefe supremo, a partir de ahora, de los tres restantes 
e igual que su poder legislativo este cuarto asciende al trono
corrompido, imparcial, incompleto, vendido...


Descansé en paz la libertad de expresión,
muéranse de nuevo los que lucharon por ella,
descansen en paz las voces valientes a través de los micrófonos ofensivos,
los rostros honestos, el contenido, mis canales de siempre a los 
que no veré mas, y a ustedes compañeros de voz
no los escucharé mas...


Descanse en paz el anhelo de mis alumnos que buscan decir algún día la verdad. 
Celebro que lo hayan hecho antes... porqué no podrán hacerlo mas...
Señores senadores,
gracias por jodernos en nombre de dios 
y del todo poderoso poder adquisitivo.

Gracias, ahora tienen lo que quieren, ahora todos veremos y escucharemos
lo que su alteza mande.
Y aunque repudio que los representantes del pueblo sean ahora la sirvienta
del monopolio televisivo, 
me da igual, 
porque me duele más que le pueblo es pendejo y no sabe lo que pasa...

Descanse en paz la libertad de expresión...
y antes que la represión me saqué del aire, me salgo yo, nos veremos en la trinchera, señores senadores...
(fin de la transmisión)



Andrés Castuera-Micher

No hay comentarios:

Publicar un comentario