31/5/13

Regalos Necesarios para Liza II: Un lápiz a lápiz

Le voy a dar a Liza un lápiz

uno especial

uno distinto

y el único con el que no han dibujado sus manos...

voy a darle un lápiz a lápiz...

con trazos ocultos en su punta carbón
y con tanta imaginación
que si Liza un día llega cansada de las banquetas grises
el lápiz pueda dibujarle un sueño para aderezar el café

este lápiz se puede tomar con la mano izquierda
o con los párpados
y además de dibujar, cosa que hace bien,
traza caminos que no se borraron en el fango
y toma decisiones en las encrucijadas
para que Liza no olvide el camino de regreso
pero pueda perderse en el bosque catorce minutos
y el lápiz, mientras tanto,
dibujará hojas secas pero lindas y crujientes
de esas que Liza gusta pisar en el camino de regreso.

Este lápiz cabe en los bolsos llenos del vestido de liza
y en la bolsa trasera del pantalón de Liza
y en el codo derecho de su desnudez
y, por si fuera necesario, se esconde en las blusas húmedas
para que no le falte a Liza un trazo o dos, en caso de alusiones al pasado...

en las paredes, el lápiz de Liza, podrá dibujar con libertad,
ante todo, es un lápiz libre para una Liza libre
y es que en la casa de Liza hay muchos muros por rayar

sí, el lápiz hacer rayas y líneas
pero es un experto en círculos, espirales y demás figuras que Liza sueña en la regadera...

por supuesto
es un lápiz a prueba de agua
y no se corre con las lágrimas
y no corre con las lágrimas, se queda
es un lápiz que sabe de amistad y hace letras chuecas, como sonrisas,
para esos casos...

El lápiz de Liza, olvidé mencionar, no tiene goma
porque lo que Liza dibuja es indeleble
inapelable, irrefutable, irreversible
pero sobre todo: a lápiz.

®2013, Andrés Castuera-Micher, Regalos Necesarios para Liza.

1 comentario: