30/11/11

Tratado de Origami




I: 
Nuestro amor de papel en forma de corazón triangular en dirección a ninguna parte como veleta... te amo color papel lustre morado y encima de todo un pisapapeles llamado silencio.

II: 
Un avión de papel lanzo al aire, por cada muerta, un papel lanzo al aire por cada muerto, para que se suban en él y vuelen lejos, muy lejos, a Laponia si es preciso... pero no se queden aquí, en este país de papel arrugado a que los matemos otra vez al olvidarlas y olvidarlos... y tu carta no te la escribo, usé la hoja para el más pequeño de los muertos..

III: 
Te voy a envolver en papel mantequilla para untarte en mi piel que es de papel Revolución y empapados,empapelados, nos vamos a deslizar por un río de néctar en un barquito de papel azul, en un barquito diminuto en el que solo cabemos tú, yo y un sueño, el que quieras, envuelto en papel ilusión...

IV: 
Necesitamos un castillo de papel, para guardar nuestro sueño de celofán, para que nadie lo pueda desdoblar ni quitarle las arrugas que a cada nueva idea se le han hecho y un dragón de papel naranja y otro de papel ocre y en la escalera de cartón, cada peldaño va a estar doblado con tu mano izquierda y con la mía y el dragón con su fuego no va a quemarnos porque somos como él y entonces vamos a sonreír a las tres menos doce y seguir doblando nuestra historia de couché...

 V: 
Tú, papel carbon al rojo vivo y yo papel mantequilla que se derrite con los dobleces de tu entrepierna blanca, y voy haciendo confeti en tu espalda con mis dedos perforando y mis besos pegados con cinta canela a tu cintura de canela encinta...


 VI: 
Mi papel: amarte como si fuera el primer día, el tuyo, doblado por todas partes: Negarte, irte, nunca ser parte de esta maqueta de cartón cuya etiqueta dice: nuestra historia...


 VII:
 Hoy sobre tus edificios de cartón van a volar mis aviones de papel teñidos con crayola color sangre con los gritos de mis hermanos y hermanas asesinados por pasar tus muros de papel América, mis aviones son de papel Revolución... Y dos barcos de papel maché al pueblo de Chile por su 11 de de septiembre que sigue doliendo, viva Chile!

  VIII: 

Hoy he visto a los hombres y mujeres confeti después de su noche de serpentinas con su pequeño líder de cartón darse cuenta que fueron parte de una maqueta y que en verdad nadie vio sus corazones de amate y todos siguen jugando en país albanene de papeletas robadas... Pero viven a su modo confeti y gritan como cada festival del cartón que su país de papel vive también...

 IX:
A pesar de la distancia... eres el ruido de mis páginas...

X:
En mi cono de papel, a falta de café: Té de seo.

XI:
En una partida de póquer entre el amor y el desamor, éste destapa sobre la mesa los cuatro ases que tiene de mano y comienza a reír a carcajadas; mientras tanto el amor callado los observa y acto seguido dobla la apuesta en papel moneda...

XII:
Ya que te metiste en los renglones de mi hoja en blanco ¿te puedo besar antes de los puntos suspensivos?..

XIII:
Teme, te me estás olvidando. 
Y las hojas se están volviendo amarillas.

XIV:
Voy a agarrar tus recuerdos, uno por uno y con ellos voy a hacer una torre de papel inmensa para subirme a contemplarte sin que el mundo me moleste...

XV:
Suponiendo que Dios quisiera decirme algo, le pediría que dejara el recado en un papelito con mi madre...

XVI:
Hoy encontré mi vieja crayola azul, apenas y tenía punta, apenas y era azul, la levanté del suelo, la pedí perdón por haberla olvidado, sin embargo ya no quiso dibujar unicornios...


XVII:
Es que redacto tan bien mis mentiras 
y en hojas de papel tan delgado que hasta parecen poesía...

XVIII:

Si mis letras se quedan sin filo, siempre tendré mi crayola azul sin punta para dibujar unicornios en las paredes con papel tapiz color nostalgia...

XIX:

Regresa... aún hay tranvías de cartón que salen de noche a la tierra de los sueños renunciados... tengo boleto y medio... regresa...


XX:
Se quedaron esperándote: El tranvía viejo de cartón, 
la estación abandonada de cartón triste, 
la banca de cartulina desvencijada, 
los recuerdos ignorados, 
la maleta en la que llevaba lo necesario para fugarme contigo. 

La gente que caminaba por ahí, esa no te esperaba, esa solo existía sin tener a alguien a quien esperar... 
Yo tampoco te esperé, yo morí tan pronto no llegaste.



2 comentarios:

  1. FELICIDADES ANDRÉS...

    Somos poetas y es inútil renegar de nuestras palabras de papel...

    Te mando un abrazo Huixquiluco

    ResponderEliminar
  2. Tan bello que me invita a soñar, correr por una hoja en blanco para llenarla de recuerdos, después hacer con ella unos dobleces dándole vida a un avión de papel para lanzarlo al viento y lleguen lejos mis palabras...

    ResponderEliminar