9/7/12

La Mujer del Vestido Azul


Procura colgar tu vestido azul muy cerca de los recuerdos para que no pierda ese aroma a prohibido, para que las imágenes sigan empolvando la memoria, para que estorbe tus pasos cansados... y no te cambies el nombre cuando, desnuda, te pongas el azul color vestido en tu piel ansiosa...

 Mujer de vestido azul, hoy imaginé que estabas frente a mí, que las distancias nos las habíamos comido... que existes... que vamos a inventar la manera de escribir historias que ni en nuestros sueños nos hayan salido tan bien... tu vestido tan azul, tan tuyo tan perfecto, contorneando tu figura... tan azul como el vestido...

No dejes el vestido azul colgado en el armario, no importa que se haya manchado de noche, póntelo así, otra vez.. para contar la misma historia, esa que todos creen que sucedió... esa en que tu nombre lo puedo inventar, esa, la de...

O te pones el vestido azul o te pones tu desnudez, pero hazlo ya...

Mujer del vestido azul, hoy los recuerdos se tomaron la libertad de entrometerse entre mis sábanas y dejarme en la piel sabores melancolía-magenta que según yo, 
había enterrado en el parque en nuestra última vez,
pero ya sabes, no me hagas caso, 
siempre ando cargando lo que entierro 
y mis recuerdos te necesitan
al grado de desconocer tiempos, lugares y modales.

Mujer del vestido azul, tan sólo soy un poeta en celo.


Mujer del vestido azul, para conocerte tengo toda la vida, pero para hacerte el amor solo hasta las ocho, así que vamos quitándonos la ropa en lo que me platicas tu vida...

 Mujer del vestido azul, apenas imagino tu nombre y sin la certeza de cómo debo llamarte en mis poemas, 
me conformo con la certeza de esa sonrisa 
que detuvo al mundo durante  esos segundos 
en que no había nada en la plaza más que tú, la historia 
inexistente y yo... con lo que quedaba de recuerdo...

Mujer del vestido azul, la cama dice que si no vienes a hacer el amor conmigo, se va a dormir al sillón...

Que bien se ve ese vestido azul sin ti y tú sin él, recostados en la cama mirando como les miro sin pudor...

Mujer del vestido azul, que tu única promesa sea no prometer nada.... 

...y que le digo a la Mujer del Vestido Azul  que si puedo leerle un poema 
y que me dice que sí  
y entonces, 
comencé a platicarle la historia que tuve que vivir sin ella...

Solo sé que su vestido era azul, pero pudo cambiar mi mundo, mis sueños y corregir mis poemas con una sonrisa y su nombre es irrelevante con un vestido tan azul 
y tan vestido...


®Andrés Castuera-Micher
Publicado en el libro "Del desamor y otras formas de morir"
2º Edición, Edición de Autor (México, 2012)

Ilustración:
®Patricia Bacchi
"La mujer del vestido Azul"
Óleo 60 x 80

2 comentarios:

  1. Me encantó el escrito y te agradezco que hayas elegido uno de mis trabajos, me siento sumamente halagada, saludos, Patricia Bacchi

    ResponderEliminar