23/7/13

Regalos Necesarios para Liza VIII: Un palacio de cristal

Liza por las tardes
tiene la textura de un cuento de hadas

pero las alas
se las regaló una libélula color malva
y desde entonces vuela en sus historias

a las siete más doce
se vuelve la protagonista de su historia
y vuela por pozos de manzanas
y canta en los techos de ladrillo

y pinta aldeas
con pequeños aldeanos que ríen

Liza por las tardes
tiene la melancolía de un cuento de hadas


juega con el bufón
a dejarlo ir con bolsas de oro
para que funde su reino de locos

y luego se pone el sombrero de cascabeles del bufón viejo
y al bufón viejo lo ciñe con su corona de diamantes inventados

Liza por las tardes
tiene los trazos de un cuento de hadas
y con letras cansadas le escribe un final para no terminarlo

le gustan, es adicta a los cuentos de nunca acabar

y Liza hada, Liza luciérnaga, Liza bufón
escribe renglones chuecos de reinos con princesas
y de princesas con secretos
y de secretos con amores prohibidos...

Liza por las tardes
tiene el aroma de un cuento de hadas
y recuerda que lo quiso
y que él también la quería
y es cuando los finales se vuelven difíciles de contar...

Liza por las tardes
es un cuento de hadas
y una historia breve de libélulas

pero por la noche no sabe que hacer con sus alas
ni con su viejo bufón
ni con sus aldeanos
ni con su corona
y el amante fugaz se le atora en el cajón de los recuerdos, no le cabe...

por eso le hice a Liza un lugar adecuado para su cuento de hadas
le hice un palacio de cristal con cada uno de sus secretos
con muros de cristal violeta
techos de cristal anaranjado
y suelos de cristales color ajedrez

Un palacio de cristal para Liza
en lo alto de su montaña de sueños inconclusos
para que pueda habitarlo de vez en cuando
de preferencia por la tardes,
cuando Liza tiene la sonrisa de un cuento de hadas...


® 2013, Andrés Castuera-Micher, Regalos Necesarios para Liza.

1 comentario:

  1. A Liza le encanta disfrutar desplegando sus alas y es por las tardes cuando estas se llenan de ansiedad por volar y sonar antes que la oscuridad la sorprenda...

    ResponderEliminar