27/9/09

Liza (poemario, 1997)



preludio


Liza llegó tres siglos atrás
y nunca vino
ni vio el espacio
... abrió la puerta
llovía dentro
y fuera llovía
y Liza
no quiso ser lluvia
y el agua siempre
había sido Liza
y no pudo hacer el amor
en el sitio
y tan temprano llegó
si tarde no abrió las ventanas ...

y el cabello quedó en un respiro
y Liza no quiso ser lluvia
y por no ver
no fue nunca mas que Liza.



atentado

A Liza la quisieron matar
y no vieron su cara triste
solo eran unos cuantos
y yo, yo no quise estar ahí.

Ella nunca los vio venir
si acaso llegaron tarde cuando dormía
intentando soñar
en las flores que brotaban
en su piel
y sus lágrimas secas
caían
y por el ruido
nada escucho entonces.

A Liza la
acribillaron
con minutos de vida

...ahora inmortal
no llora
ni escucha...

...eran unos cuantos casi todos
regresaron al infierno

Liza ya no quiere llorar
y no puede morir.


anhelo

Hoy nunca quisiste ser tanto
como fuiste
algún día.

Al día quitaste las lunas
que colgaste
tres noches atrás
y como nunca
siempre
ante todo
y contra nada
tú, tú y tus malditas
palabras...

Hoy no quisiste ser el
silencio
que has sido mañana,
te has tragado la luna, a Liza
a ti
y a tu
maldito silencio...


deseo

Liza quiso ser Luna y mariposa y llegar a ser
la nada mas completa...
...caminando
abandonado

y obviando a veces
el sueño mas grande:
el de la libertad,

Liza fue una hoja blanca
y nunca dejó
que escribiera un solo renglón...
tanto manché
aquella página
y nunca se notó.

No se quien era ni lo que fue.
cuando apenas caminaba

Liza era una libertad
prisionera
y ahora creo que
Liza es una balada
encerrada...
...un suicidio
que pudo
matarme tres o cuatro veces
y otras tantas...

...cuando vio los cristales
del caleidoscopio
escribir su nombre
con las alas negras
de un ángel

y Liza en el espejo...
...Liza y la luna
amaron
un momento prohibido y en una comunión
bebió el agua

sucia de sus ojos, las lágrimas y nunca debí decirlo:
las lunas.


tiempo


Liza no es eterna
y entonces
no quiero beberla
y aunque no beba
se que puedo morir
y estar con Liza
mirando el mar
y aunque Liza no mirara
podría beber el mar
y que el mar
se beba el veneno
de un alma rota
y dos manos sucias,
esas, esas sí podían durar siempre.


silencio

Fue íntimo,
una escalera
y arriba Liza,
el unicornio
y la llama de agua
escupida
por el mismo lugar
por donde entran los ausentes
a gritar su presencia.

Fue una escalera
y el grito
tan callado,
tan íntimo,
tan grito...
tan Liza
y el unicornio
ahogado
y nunca se hizo
nada.



imposible

Liza tuvo un secreto
en mi boca
y aquella boca tuvo un sabor
ligeramente a Liza
y unos ojos
unos cuantos pares
quizá mas de dos
y unos pasos
que nunca fueron cercanos.

Me temo que lo supo siempre
y no quiso saberlo jamás.
Sabe perfecto el camino.

No tiene mas que la certeza de un secreto:
Aquella boca soy yo
y aquella Liza
es Liza...


cáliz

Me bebo tu vaso de agua
y escupo mi aire
lleno los marcos
de tus pinturas
y trazo el carbón
de un rostro,
quiere romperme el pincel
y atacar la exactitud,
imitar tu imagen,
pero no la tuya,
la que anoche durmió conmigo
y me dio de beber
engañando al ángel
perturbando la puerta.

Me bebo tu aire escupido
y tu agua fuera del vaso
¿acaso ha llegado el final al umbral,
al alma, a la alcoba,
a Liza, a nada?


sótano

Liza miró el suelo
tomó una espada
y con el filo
en su vientre
golpeó
tan fuerte
y gritó tan callado
que las palabras
fueron tres
y nunca mas habló.
Me susurró al oído
Y cerró los ojos
¿qué dijo?..
Lo supo Liza, el silencio
y el amor al suelo
y mi voz :
mi Liza.


Idilio

Liza y yo
nunca fuimos nada
y ahora somos
tanto y
Liza
ha cambiado
y de sueño
volvió sus cabellos
una tela invisible...
y no es que
la conozca
no, no hay Liza
y nunca
quisimos
ser algo
como ahora
vamos siendo nada...


secreto

Una mano abierta
la mirada sorda
y los ojos cerrados
y el mar testigo
y una roca lo dijo todo...

Tres lluvias de Octubre
y tus rosas muertas desde Abril,
la otra mano cerrada
y dentro
solo tú lo sabes,
solo tú lo has visto
solo tú lo has bebido
solo tú lo has matado.

Un puño fuera
y la mirada
y entonces
Liza dijo su nombre y no me quedó claro.


precipicio

Cuando vueles Liza
déjame ser la roca en la que caerás
y después
una alas rotas...

En la caída
quiero estar ahí
aunque no podré
extender el nido
y caerás aún así
en la roca...

...el abismo es sin embargo
un par de miedos
y solo volará tu sombra.

Tu no crees y no eres alada.

Liza mientras caigas
déjame volar cerca
y besar el viento...


laberinto

Liza come círculos
y habla con espirales
sueña dragones
y vive
rodeada de encendedores,
camina por los cuadrados
y vuela entre líneas paralelas.

En sus ojos hay negro
pero casi sueña blanco.

Liza es la punta clavada en la lanza
y con el arco
ha hecho un círculo
y ha roto la espiral...



cristal

Solo se veían los trozos
de un cristal y tu sangre
...cada instante
mirando el espejo
podía escucharse
tu miedo
y temblaba tu piel
y un silencio que
solo en la imagen de
agua se escuchaba

...cada instante mirando el espejo

Nunca tuviste sangre tan triste
y tus brazos
no habían llorado
callando tan pronto

...cada instante mirando al espejo

...cada instante mirando a Liza


réquiem


No bastó tu reloj
ni tu espada
y no pudo matarnos
el verso prohibido...

Tres vueltas
al infierno
y tus alas no fueron cenizas
y al final
dieron las cinco
y tuviste que callar...

...alguien aún oía tu voz
y en el espacio vacío
entre dos sueños
se escribió tu poema
y tu nombre Liza.


inmortalidad

Viviste tanto Liza
que nunca pudiste
vivir en realidad
y mientras tu reloj
giraba tan aprisa
tu corazón latía tan lento.

Corriste tanto
que jamás llegaste
a ningún lado.

Ahora no hablas
y no dices nada,
ahora eres Liza
y nunca serás nada.


llanto


Liza en su última cita
llegó en el momento exacto,
el cabello recogido,
sus ojos tristes,
su boca con un beso no dado
y su alma clavada entre silencios.

No pudo decir nunca nada
y quizá debió preguntar.

A Liza debí amarle aquella mañana
en la oportunidad
de la última vez.

Yo no le dije nada
y ella no me pertenece...

...caminó con esos pasos desordenados
y se fue
como solo ella sabe irse:
por siempre...



adiós

Hoy ella es azul
y sus rosas
cayeron sin espinas
y entre sus piernas
el amanecer
parecía
una media luna
negando una sonrisa
y mañana
quizá ya no sea nada
pero siempre será Liza
aunque Liza
nunca lo supo.



rencor

Me has mirado,
el velo no puede
romperse aún
pero luego
dentro me nombraste
y en tu grito
tuve que matar
tus ojos

...y
paso a paso
entre tu sangre
y agua pura
Liza lloró por primera vez.


muerte

Me olvidó:
Tuve que matarla
y sus gritos
volví cenizas
para no escucharlos,
no fue ave fénix,
sólo quedó su polvo
no la pude dejar dormir por siempre
entonces la regué
dentro de un reloj de arena
para que andará siempre
y confesara el secreto y...
...nunca perdonó la estupidez...

...y Liza
cerró mis ojos
y nada
nunca
nadie...


sepulcro

Era
como
un funeral

pero creo que Liza
se notaba pálida

...dos muertos
una vela...

era
como
un
funeral



testamento


Se llamaba Liza
y no dejó
nada para nadie.

Dejó su nombre
a nombre
de un nombre
que nunca nombró.

Se llamaba Liza
y la maté
antes de morir con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario