8/5/10

Silvia y el Telón



Estaba más ausente que nunca, convenciéndose de que no se irá a pesar de las críticas y de aquellos aplausos que decidieron callar esa noche. Su mirada se clavaba en la tercera fila de butaca. Todo estaba sentenciado: la dama había llorado sin lágrimas.

La dama por fin había entendido la muerte de Emilio, sin embargo, Arturo, ese actor insensible, sólo se esforzaba en acentuar el gesto de desagrado causado por el descontento de un público más ausente que las lágrimas líquidas de Silvia.

Arturo no había llorado por la muerte de Emilio, su cadavérica figura tumbada sobre las tablas del escenario no entendía nada, solo conservaba aquel gesto…

Silvia... por fin había logrado asesinar a Emilio, a pesar de la opinión de Arturo, sin importarle el silencio en la sala. Quizá la insensibilidad del iluminador distrajo un poco el brazo de la dama cuando azotaba la daga en el pecho de Arturo Emilio.

Sólo un idiota como él, era capaz de apagar la luz en el momento más emocionante.

Sabía que nunca se iría. Silvia había inmortalizado sus pasos sobre el escenario, como lo había soñado desde hace tanto tiempo y, ahora, Emilio Arturo también era inmortal, al menos teatralmente hablando. Nunca podría recibir un agradecimiento de su parte, pero le había dado la inmortalidad.

Uno a uno, los espectadores dejaban la sala con una prisa difícil de entender para la dama de la daga y aún más para Silvia.

-->
¿Y qué sería de aquel camerino en que Arturo se vestía de Emilio? No le importaba, de lo que estaba segura, era de que ya nunca más me hablaría de esa forma; nunca más se pararía con ese aire de galán detrás de la pobre dama sin nombre del quinto renglón del programa de mano. Silvia jamás volvería a sentir lástima de verse en el espejo.


-->
® 201o, Andrés Castuera-Micher. Publicado en 2017 en el libro "Renglones que Saben a Ciudad"

No hay comentarios:

Publicar un comentario