27/10/09

Compañera de Ausencia (poemario, 2008)

I.
Amor en línea


Hoy deja de ser una extraña
hoy no será mas palabras en la distancia
sus letras negras, derechitas y a veces titubeantes

hoy tendrán unos ojos, unas manos, un cuerpo
ya desde siempre soñaba con sus letras y palabras
a partir de hoy, sueño con su voz, con la voz de vos…

Compañera de ausencia,
me lleva a partir de hoy a un lado suyo, del que quieras, derecho o izquierdo,
sé que lleva del lado opuesto a todos los demás, pero ahora,
yo ya no puedo irme
y no sé si alguien se irá de pronto,

no quiero, debe saberlo, no quiero que me pertenezca,
quiero sin embargo que nos pertenezcamos una vez cada cuanto…

que seamos nuestro mundo, sin pensar por lo pronto,
ni en vos
ni en yo
ni en los otros…

¿que mas le da?

De la estación de mi mundo con usted
sale a diario un autobús con destino a donde usted quiera
pero claro está, con viaje redondo,
para que regrese, y de paso me cuenta lo difícil de la vuelta a casa…

…yo mientras miraré sus ojos en la ausencia
esos ojos tan suyos y tan míos esos ojos, esos ojos color ojos…


Compañera de ausencia,
salte conmigo al abismo,
este loco no lo piensa ni una ni dos veces, mucho menos tres…
este loco está acá, al lado suyo ¿no lo mira?

Yo me la encontré así, acompañada
y al mismo tiempo la voy a acompañar,
y puede deshacerse de mi cuando quiera…
…y por favor no quiera nunca

Yo acá estoy, en el rellano, en la esquina
mirándote a vos, queriéndote a vos…

Loco, de esa locura compartida,
después de esta ausencia larga
e innecesariamente prolongada

dejamos de ser extraños ¿y que somos?
seamos todo menos extraños.

Compañera de ausencia,
quizá algún día, después de los abrazos,
los besos, el calor y las palabras
usted no sube más al autobús,
y ese día la amaré, la cuidaré
la abrazaré y tenderé su cama…

Posdata, se que no me buscaba, pero me encontró..


II.

Constancia


Compañera de ausencia...
Hoy la vi, con su cabello más largo que de costumbre.
y su nombre…
Escuché su nombre y como me gustaría gritárselo
pero parece que al destino le gusta jugar conmigo
¿con usted? no lo sé,
no sé siquiera si usted sabe que es mi compañera de ausencia...
pero la vi, nos vimos y su menudo cuerpo
con sabor a prohibida
me dijo dos o tres cosas...
Entre el chocolate, el café y los recuerdos de lo que no pasaría,
ahí estaba yo, hecho un idiota mirándola...
Compañera de ausencia...
el amor a primera vista es una idiotez
por eso yo la vi dos veces
y ahora estoy seguro que usted es mi compañera de ausencia...



III.
Diploma


Gracias por curarme de mi ridícula obsesión por el amor…
Lo mejor que me ha pasado es enamorarme de usted,
volver a sentir lo que se siente estar pensando en alguien,
escribirle a alguien, ver a alguien que te estremece,
que te mueve todo por dentro...
Desde la secundaria que no lo sentía,
creo que se me estaba olvidando...
y bueno estaba obsesionado con que eso no existía...
y al final me ha curado de esa obsesión ridícula...
Puede parecer lo peor enamorarse de alguien que no te corresponde...
pero si ese alguien te hace sentir así...
No le veo lo peor por ningún lado...
Además así es el amor...
así de desalmado...
así de crudo...
pero así de intenso...
No siempre los dos que deberían entran a estas cosas del amor,
lo hacen al mismo tiempo…
porque caminamos juntos,
con una meta en común,
pero no de la mano, no atados del corazón...
Porque tu corazón tiene candado
y la llave que traes en la mano abre el mío y no el tuyo...
Acá estoy yo, escribiendo como en el patio de la secundaria,
escribiéndole a la de la sonrisa bonita
que sólo me ve como el amigo que escribe bonito en su cuaderno…
Pero de eso se vive: de enamorarse, no de que se enamoren de uno…
Gracias por curarme de mi ridícula obsesión por el amor, gracias por existir.



IV.
Ensayo para un suicidio frustrado

Estoy acá nomás mirando las noticias,
cosa que comúnmente no hago,
pero tampoco suelo estar sin usted
así que da lo mismo comenzar a hacer cosas sin precedente…
…la verdad estoy esperando que digan que el cianuro forma parte de la canasta básica
o que el suicidio es cubierto por los seguros de vida.
Para ser honesto, tengo tantas ganas de morirme
y tan poco valor para hacerlo
que me instalo acá frente a la tele
para que se me muera el cerebro
y deje de pensar en usted.
Después de cuatro de Prozac,
he confirmado que los antidepresivos quitan el llanto y dan ánimo,
a mi, me han dado el ánimo de irme a la chingada
y que putada no poder llorar.
Recuerdo que usted si lloraba ayer,
pero carajo, lloraba con un ojo y se despedía con el otro.

Que putada, decirme adiós sin consultarme,
como siempre, al final, siempre se hizo su voluntad
y se quedó con un friego de amor, y acá me sobra,
y lo peor, está endosado todo para usted.
La caja del Litio dice que no se venda sin receta médica,
tengo la receta, tengo el litio, tengo suficiente litio
pero también unas pinches ganas de vivir…
y nada mas por eso me quedo,
porque por usted no tiene caso que me quede,
mi vida no le interesa, y a mi sí,
me hubiera interesado también a su lado
pero que carajos le importa,
de igual modo no voy a enterarme…
Voy a cenar cianuro con litio y sesenta gotas de rivotril…
… no, la verdad es que no voy a hacerlo,
me voy a quedar a esperar estúpidamente
a que acepte compartir este amor,
cosa que no hará…
y yo tampoco me voy a morir aunque me muera de ganas,

Que vida esta, ¿no?
amarla en soledad por su amor a la soledad…


V.
Etapa terminal


Tengo cáncer de ideas
fiebre de letras
y tanta necesidad de usted
que hay una epidemia en mis palabras
que esta matando las hojas en blanco.

Estoy condenado a escribir
encadenado a mi escritorio
y yo solo quiero callar porque duele demasiado.

¡Qué jodido!
No tener que decir y esta estúpida obligación
de este estúpido oficio de tener que escribirlo todo
aunque lo haya dicho todo
y no obstante que el haber dicho y escrito todo, no diga nada.

Busco una palabra que no diga nada,
para escribir un poema sin palabras,
busco letras que no le contengan
y en medio de querer decirle tanto
esta vez prefiero no decir nada.

Debería cortarme las manos,
las dos:
la izquierda y la derecha
y cercenarme después los pies
no sea que vaya a aprender a escribir con ellos
y luego me mutilo la lengua
y luego las ideas,
pero soy tan estúpido
y su ausencia duele tanto
que seguro inventaré la manera de que sepa que la extraño.

No hago otra cosa que pensar en una palabra que no diga nada
una que no pueda pensarse ni decirse.
¡Como necesito el silencio!
¡Como me hace falta la muda ausencia de palabras!
¡Para no tener ya nada que decirle!
Ojala se quede sin tinta la pluma
y mi mente sin ideas
y mi ser sin ser
y su ausencia deje de ser ausencia…

¿Cómo explicar sin palabras lo que su partida me ha causado?

Si hable o calle, a usted, a usted le da lo mismo.


VI.
Jueves



Nunca le sentí tan lejos tan tomados de la mano.
Nunca sus besos fueron tan ajenos… y tantos… y tan seguidos…

Le pedí certeza, porque mi vida tiene que tomar un rumbo
mismo que ha decidido ser usted, lo ha dicho sin palabras
y luego la contradicción de sus palabras y al final ese adiós
tan poco verosímil…

Sin embargo no sé a donde voy con usted
o si tan siquiera usted va conmigo…
Nunca un jueves tuvo tan poca consideración
de este humano muriéndose de amor…

Le pedí un abrazo
y me dio la espalda…
Le pedí un minuto de usted
y me ha dado años de ausencia…
Una de dos:
O le fallan las matemáticas y la anatomía
que no sabe distinguir entre un minuto y una año,
o entre la espalda y los brazos
o de plano, en definitiva y de manera concluyente:
Ya no me ama…


VII.
Crucigrama


Compañera de ausencia,
voy a hacer un crucigrama con sus palabras
esas con las que me dijo adiós,
a ver si así descifro lo que realmente esta pasando.
No puedo entender su adiós:
la excusas se quedaron
en ese nudo en la garganta
que callaba lo contrario
a lo que decían sus labios.

¿Por qué carajo no se calló la boca toda la noche?
Al menos hasta que perdiera la noción del tiempo,
de ese tiempo que pide, que yo sé,
porque tengo que saberlo:
es un "siempre" suavizado con sus palabras
endulzadas con confusiones prefabricadas...

A su estilo, compañera de ausencia,
se va sin decir nada o al menos nada que tenga sentido
y aunque en general usted no suele tener sentido,
esta vez hablaba de un adiós con peligrosa sensatez...
y así nomás no se puede decir "adiós" y "te amo"
a la misma persona, al mismo tiempo y en la misma banqueta…
¿Sabe? Yo voy a tomar sus palabras,
las voy a escribir todas en la parte de atrás
de las escasas cartas escribió
para luego las voy a recortarlas
y ver si el pedazo de carta que queda
tiene algún sentido,
porque su adiós, sus razones, sus lágrimas,
sus abrazos interrumpidos
y esos intentos de gestar un beso,
no lo tienen.

Voy a hacer un crucigrama con su nombre,
con sus ojos, con sus manos, con sus labios
y con ese misterio que siempre fue
y con ese adiós tan misterio,
y lo voy a descifrar de a poquito,
letra por letra, para que no se me gaste el recuerdo…

Voy a hacer un crucigrama con su adiós
y a lo mejor entre palabras confusas, capciosas y cruzadas…

entre esa maraña de palabras quizá entienda
que tu adiós lo único que quiso decir
fue "adiós".


VIII.
Corte de Caja


A unos días de la firma unilateral de su adiós
no llega todavía la factura de su ausencia.
El recuento de lo daños es lento,
doloroso e inevitable
y sus ojos todavía me torturan sin mirarme
y los míos se mueren un poco cada día que no la ven
acá, bajo la lluvia, en este lugar que fue nuestro por un momento…

El tiempo lo cura todo, dicen los que dicen que saben,
pero la verdad es que las heridas están aún abiertas
dispuestas a abrirse más si con eso se quedara,
pero el calendario no miente
y el horóscopo del día de hoy anuncia que no volverá
y lo subraya…

A un día de sus últimas palabras
intento que estas sean mis últimas palabras
pero siguen saliendo mientras cuento los días que faltan
para intentar no pensar tanto en los detalles pequeños
y luego los besos y luego los detalles inolvidables…


A un día de usted,
me ha quedado claro que no se quedará
a ver que nos depara la vida juntos,
que su amor se desvaneció
en la hipótesis de la existencia de ese otro
que se ha sacado de la manga…
que no me extraña, resumiendo pues,
que no será mi compañera de vida
y seguirá siendo mi compañera de ausencia….
Duele entonces, lo que se llevó, lo que le di
y todo lo que quedó pendiente...

A un día de usted me queda tanto amor por darle,
tantos días que compartir,
tantas ganas de hacerle el amor interminablemente,
tantas palabras que decir, tantos errores que olvidar,
tanta vida que entregarle, que me esta sobrando aquí,
porque a usted no le hace falta, no le sirve, ahora lo entiendo.

Se fue ayer, pero de modo tan unilateral
que los días a mi no me bastan para dejar de pensarle,
de alucinarle, de desearle, de amarle…
A un día de usted, tengo tantos motivos para seguir amándole
y tan pocos para dejar de hacerlo que decido amarle mientras tanto…

Hace unas horas la perdí, usted me perderá quizá en un tiempo,
aunque esto no le importe,
pero hoy decido no olvidarla,
no puedo, no es posible, no es necesario,
tan solo voy a concentrarme
en no pensar en usted mas de lo necesario.

A un día de usted, lo digo sin pena, sin miedo,
le amo más de lo que necesita,
pero mi corazón ya esta buscando motivos
para salir de este amor que me ahoga y que ya no le interesa…



IX.
Pequeño detalle


Todo listo para hacer el amor todo el día,
después de toda una vida de su ausencia
la tomaré, la besaré cada centímetro de su piel perfecta,
todo listo para derramarme dentro y fuera de usted…
todo listo burlarnos cuerpo a cuerpo del tiempo
mientras el reloj nos mira sin hacer nada…

Todo listo: el lugar secreto, la velas, el incienso,
todo entre sábanas, entre recuerdos, entre promesas…
Todo listo mi compañera de ausencia,
para hacer de este día como todos uno como ninguno

Todo listo,
no obstante…
la cama esta fría,
mis brazos menguan entre mis brazos
y mis labios ansiosos de besarte no lo entienden…

Todo listo:
todo listo. menos usted…
ha decidido no llegar a la cita,
y además se has llevado de corbata todas las citas posteriores
y el recuerdo y la memoria y lo imborrable de las anteriores…

No haremos el amor, no ha querido,
no ha querido siquiera regalarme una mirada sencilla
de esas que no le quitan nada….

Todo listo menos usted…
…ha dicho “no más”, ha dejado el cuerpo y el corazón enterrados entre estas sábanas que huelen profundamente a usted….

Todo listo, todo listo menos usted para escribir esta historia…


X.
Nota al pie de página


Este poema no es para usted aunque parezca,
es para sus ojos profundos hermosos e interminables
para su cuerpo exacto e incendiario
quizá para una de sus sonrisas interminables
pero de ninguna manera es para usted.

Que quede bien claro no escribo para usted
escribo por el añoro que me está matando
por esas caricias que me arrebató
por su mano que no toma a la mía
por su cuerpo que no me sacia ni me necesita
creo que también estoy escribiendo al silencio que se ha vuelto su voz
y de pronto podría ser que estoy escribiendo
por extrañarla exponencialmente
pero no estoy escribiendo para usted.

Este pedazo de poema no es por usted, compañera de ausencia
es por lo que se ha quedado pendiente
por lo tanto que nos quedaba por hacer
por ese adiós sin verme a los ojos.


No vaya a pensar que sigo escribiéndole
le escribo a su cuerpo
pero no a usted
a su ausencia
pero no a usted
a su recuerdo que calcina
pero no a usted
al espacio que le heredaste al vació entre mis brazos y los tuyos
pero no a usted
a su voz
pero no le escribo a usted
al amor que no se quiere ir
pero no a usted…
a la melancolía que me dejó
pero no, por ningún motivo le sigo escribiendo a usted.

No crea que este loco no tiene claro que se ha ido para siempre
y es a ese “siempre”
a quien le escribo lo que pudieran resultar estas letras,
pero no a usted
de ninguna manera se le ocurra que este es un poema para usted.



XI.
Tuve que sacarle la verdad a besos


Tuve que sacarle la verdad a besos
porque sus labios no querían decirlo de otro modo
y sus ojos no querían verme porque no han aprendido a mentir
…y así nomás, ya la estaba besando
cuanto tiempo espere besarla así, así de pronto
pero ya no podía esperar más
sus labios se estaban poniendo insolentes
y tuve que besarla
hasta que me dijera que sí o que no
pero que dijera algo
y así le saqué cada palabra
cada punto, cada coma de la verdad
a punta de besos…
…lástima,
la verdad no fue como los besos…
esa dolió, lastimo, abrió heridas viejas y nuevas,
mutiló desde los labios
hasta la planta de los pies que habían olvidado el piso…

Trato de concentrarme en los besos,
esos que llenaron la plaza vacía,
quiero pensar nada mas en sus labios que besan
y no en los que hablan.
Porque cuando besan sus labios me enseñan
mas o menos como es un sueño hecho realidad,
pero cuando hablan me enseñan
la realidad haciendo pedazos al sueño…
Tuve que sacarle la verdad a besos,
y es que si su boca hablara y besara al mismo tiempo
no podría decir esas cosas que duelen…



XII.
Cáncer


Me está usted doliendo hasta los sueños,
tanta necesidad de usted
me da dolor de cabeza.
Me está partiendo la madre
y me está tirando las lágrimas a pedazos,
y además dice que no y por si fuera poco me besa
cada vez que se niega.
Me duele con su corazón y el mío.
Me tiene con las rodillas sangrando
y con los labios mordidos
y además con una costilla punzando desde adentro.
Es usted insoportable cuando duele tanto
cuando está adentro y se sale sin anestesia
y cuando además de todo me pega con toda la fuerza de sus labios
y me corta la cara con su mirada.
Duele.
Duele.
Duele su distancia, su resistencia, su manera de irse.
Me duele hasta los sueños, desde los rotos hasta los imposibles.
Me duele en el estómago, en ese maldito hoyo que hizo
con sus palabras siempre en negativo…
Me duele tanto que me ha dado cáncer en las ideas
y mis poemas están enfermos, en fase terminal.
Me duele también de lunes a domingo, también entre semana
y en días festivos…
Me está doliendo hasta los sueños…


XIII.
Fe de erratas


Equivóquese
béselo
camine con él
dele la mano…
béselo hasta que se vuelva verdad,
diga su nombre hasta que olvide el mío
y después diga el mío para ver si realmente lo olvidó
y el día que olvide mi nombre
frente al espejo piense si realmente me ha olvidado a mi
y luego béselo
le ruego que lo bese todas las tardes de lluvia
bajo un techo viejo…
y que al escuchar la lluvia solo piense en él
y que la lluvia borre mis besos
y el veneno que dejé en sus labios…

Equivóquese siempre compañera de ausencia
desde hoy hasta el próximo siete de septiembre…

desde hoy hasta el siguiente suspiro por mi…

desde hoy hasta ese beso que se quedará esperando…

Equivóquese hasta que olvides su error,
hasta que me olvide a mi...
hasta que su error sea vuelva un acierto necesario…
Vaya, equivóquese.
Sabe que se estas equivocando
y aún así quiere equivocarse
así que cometa su error que es suyo
y luego regrese.
pero de verdad no se le olvide regresar…



XIV.
Punto de fuga


Se va:
a pesar de mis argumentos
a pesar de los suyos
a pesar de los nuestros…

Compañera de ausencia, se va:
no obstante regó besos por todo el parque
y se le cayeron algunas palabras que no quería decir
y no obstante que ya se estaba quedando…

Se va, me quedo.

Más le vale que él la quiera,
porque se vas aunque le quiera yo
y se va aunque me quiera usted.

Me quedo, se va.



XV.
A quien corresponde


Necesito respirar
y que el aire no tenga su aroma.
Quiero probar un helado que no tenga sabor a un beso suyo.
Es preciso cerrar los ojos y no verla, dormir y no soñarla.
Compañera de ausencia, requiero de un segundo sin usted
para acordarme de cómo solía ser antes de usted.
Solicito una audiencia con su ausencia
y unas palabras con su silencio.
Necesito dejar de necesitar cosas,
conceptos y todo lo que rima con su nombre.

Necesito que se vaya y que regrese
y que no vuelvas a irse…

Necesito compartir su ausencia con
alguien así como usted,
de preferencia usted…


XVI.
Versos frustrados


Me pasé todo el día pensando que decirle
y me acabó doliendo la boca y los pies y la cabeza.

Me caí. Me tropecé con lo que dejó en la sala.

Me enterré los recuerdos caminando por el parque.
Me pasé todo el día pensando que decirle
y le dije las cosas sin pensar,
pero le dije que me dijera…
y me dijo…
…y me pasé toda la noche
pensando en que decirle de lo que me dijo…
Me mojé. Y me dolió la espalda.
Me pasé toda la noche dando vueltas en la sala
tropezando una y otra vez
y me quite los zapatos
para hacer ruido con mis pies.

No quiero pasar toda la madrugada
buscando que escribirle, compañera de ausencia,
así que tome usted la pluma,
el papel y escríbase lo que quiera.
Pero a mi, ya no me este jodiendo…



XVII.
Utopía


¿Hubiera sido lindo no?
Cambiar el mundo usted y yo juntos
y no que el mundo nos cambiará a nosotros
y que usted me cambiaras por él…

y que el mundo, al final de todo esto,
no obstante nuestras ganas, nuestro amor,
nuestros momentos y nuestras promesas,
se quedará hecho un idiota mirando
como nos quedamos con las ganas de cambiarlo…



XVIII.
Desparacetamol


Que le quede claro compañera de ausencia,
que le quede claro lo que duele
y que le quede claro,
porque duele mucho
porque duele más de lo que suelen doler las despedidas
y porqué esta despedida
es más de lo que solía ser
lo que solíamos pensar
que haríamos juntos.

Termine de romperme bien roto el corazón
y luego quiero que me diga que se siente
y como le hago para no hacerlo yo algún día,
no vaya yo a romperle el corazón a alguien
en pedazos tan pequeños y tan inservibles…

Porque duele a su modo,
en su lugar específico,
Duele a su manera, a su estilo
en su espacio vacío.


Duele a la forma que suelen doler estas cosas que destruyen,
en sus besos ahora ficticios.
Duele en su historia, inconclusa,
y hay que decirlo: maravillosa.
En su manera de irse también duele.

Duele en su tiempo y espacio,
en su lugar de siempre ahora de nunca.

Duele a la derecha y más aún a la izquierda
y del otro lado, duele.

Duele en los sueños que hicimos,
en las pesadillas que dejó…

Duele usted, compañera de ausencia
a su más puro estilo de doler
y falta a su manera.
Compañera de ausencia
esta vez su ausencia duele más que otras veces
porque estuvo presente
y me dijo cosas que no sé como voy a olvidar
y me besó y me abrazó
y me dio la certeza de que existía.
Pero hoy su ausencia es inexplicable e involuntaria
se va porque se va
y porque acá no quiere quedarse…

Nunca estuve listo para que se fuera dos veces
y creo que no lo voy a soportar…

ya no tomaré el café con usted
y me niego a volver a tomarlo sin usted…
simple: no tomaré más café…

y usted no será mas mi compañera de ausencia…

No se despidas, ya lo hice yo.
No diga nada, no lo dijo a tiempo.
No venga, ya no estoy, me fui (me lo pediste).
No me diga que no hubiera funcionado,
eso repítelo frente al espejo hasta que te lo creas.
Y por favor, olvide usted esta historia,
qué es solo un frustrado intento de ser felices.

No me busque porque no va a encontrarme
porque no me pudo ver estando a cinco centímetros de tus ojos.


Adiós.
Adiós.
Adiós.
y aunque me muera por decir hasta mañana,
hoy solo puedo decir adiós…



XIX.
Se queda


Después de setecientas noches
con sus días, sus insomnios y sus pesadillas,
tras treinta y cuatro estrategias infalibles para olvidarla
y con seis o siete camas compartidas,
a lo largo de una suicida campaña para no saber más de usted...
concluyo:
¿Si no he podido sacarla de mi corazón,
no será que es ahí a dónde pertenece?

En contra de su voluntad y de la mía,
su recuerdo,
¡se queda!

Se quedan sus caricias indelebles.
Conservo su nombre en la parte más inmediata de la memoria,
ahí, dónde más estorba,
ahí se queda.

Se queda su fecha
su color favorito,
sus ganas de hacer algo juntos,
se queda intacta su frase
que llegó en el momento justo
y en el lugar preciso...
Todo eso no se va a ir aunque se lo haya llevado,
ni podré deshacerme de tantas cosas,
en forma de tatuaje en la capa inferior del mio cardio
así, así se queda...

Su ausencia,
esa ausencia de estar siempre en todos lados,
esa también se queda...

¿Si no puedo dejar de pensar en usted,
no será que ya es parte de mi corteza cerebral?

¿No será ya un ingerto de mi piel?

¿Acaso es verdad que hay cosas que no se pueden olvidar?

El amor que hay para usted,
no es reciclable,
ni biodegradable,
y esta a su nombre,
así que se queda,
en la reserva,
en el rincón de las cosas importantes
en el cajón lleno de polvo
dónde se guarda, entre otras cosas,
la fuerza para seguir viviendo...

Se queda,
nada de eso se va, se olvida, se desvanece
ni siquiera se deja para otra ocasión...

No más luchas imposibles por sacarla
de un lugar dónde fui yo quien la puso...

A vivir con eso,
sin pena,
sin culpa...

Ahi se queda,
y así,
a vivir,
con lo hermoso que es tenerla
con tinta indeleble, en esta historia...



XX.
Contrarréplica a Don Joaquín Sabina


Tanto la quería, que tardé en aprender a olvidarla,
diecinueve días y quinientas noches…

Joaquín Sabina


Fe de hechos, maestro Sabina:
Ya pasaron diecinueve días
según usted maestro me faltan mis quinientas noches
pero yo no sé si sean suficientes…
porque no se si mis noches han sido noches
no puedo dormir
y en la siesta tengo insomnio por que sueño con ella
y despierto sin ella…

Diecinueve días sin sus ojos eternos
sin su piel blanca
sin su risa contagiosa…
sin ella, sin mi compañera de ausencia..
ahora voy por las quinientas noches
que usted Don Joaquín tardó en aprender a olvidar a su “ella”
mi ella está muy presente todavía
y no se si basten mil noches incluso…

A la mía Maestro Sabina no se si haya manera de aprender a aprender a olvidarla
doy fe que me he partido la madre hallando maneras
y quizá mientras aprendo a olvidarla solo la recuerdo
detalle a detalle…

A diecinueve días de ella me veo peor que al principio
me veo con llanto que ahoga
con sonrisa que no llega
con letras que se repiten y se repiten
una y otra vez, una y otra vez por ella….

Usted Don Joaquín Sabina
tardó en aprender a olvidarla diecinueve días y quinientas noches
según obra en actas oficiales de su canción que parte la madre…
hoy enero trece, a mis diecinueve días sin ella
yo no se cuanto tarde en querer aprender a olvidarla.

5 comentarios:

  1. guau!!! no me cansare jamas de esas letras..

    ResponderEliminar
  2. y quien es esa ella que marco tanto ese enero 13 ... que triste

    ResponderEliminar
  3. si que triste.......al menos ya pasaron las 500 noches sin ella, pero ella también sin ti. Se te quere mucho poéta

    ResponderEliminar
  4. nunca habia leido algo tan padre en el cual me identifique tanto.... hay que reconocer a los buenos poetas¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Por este poema supe de ti @Andres Castuera Micher, me encanta tu manera de escribir, tu poesía, tu forma de manifestarte...Gracias por compartir tus letras, tu inspiración.

    ResponderEliminar